*

Opinión ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 08/02/2015
Estás leyendo:Una nueva etapa

Una nueva etapa


EL GOBIERNO está mostrando un alza y el equilibrio político se inclina en favor de la Nueva Mayoría. El golpe a la oposición ha sido duro y las discusiones sobre refundar los partidos del sector son todavía muy preliminares.

   Sin embargo, me viene a la mente la conocida frase del líder laborista inglés H. Wilson: “En política una semana es una eternidad”. La rueda de la fortuna no detiene su marcha, y los escenarios políticos pueden cambiar tan súbitamente como se levantan las tormentas en un lago.

   Hecha esa salvedad, el año político se inicia más auspicioso para el gobierno: la economía ha comenzado a dar “brotes verdes” y todo indica que el 2015 aumentará su ritmo de crecimiento; el empleo no ha caído sustancialmente como algunos pronosticaban. Es verdad que la tasa de inversión sigue baja, pero es probable que vuelva la confianza, como demuestran los inversionistas extranjeros, y la baja del petróleo impulsa la economía.

   Los últimos proyectos de reforma del Ejecutivo aparecen más realistas y acotados en sus objetivos -como la reforma laboral y la despenalización del aborto-, lo que no excluye que entre las filas de la Nueva Mayoría se hagan oír voces destempladas y amenazantes.

   Dos hechos marcarán el año: las elecciones en la DC y el PS. En la DC se perfila un proyecto de continuidad. Sólo cabe esperar para saber de qué manera la nueva directiva manifestará la identidad de ese partido dentro de la Nueva Mayoría y en sus relaciones con el gobierno. En el PS, si bien no se advierten grandes diferencias entre las dos principales listas que compiten, un triunfo de Camilo Escalona marcaría el regreso a la primera línea de la política de alguien que ha combatido abiertamente los ímpetus refundacionales y ha defendido las luchas que pusieron fin a la dictadura y abrieron  paso a la democracia.

  Estas dos elecciones serán decisivas para definir una posición de la Nueva Mayoría frente a ME-O, quien con el respaldo que las encuestas le atribuyen se ha convertido en un factor que tensiona a la centroizquierda. La forma de enfrentar las elecciones municipales que los partidos comienzan a preparar será  decisiva.

   El gobierno ha entrado en una segunda fase. Una parte significativa de su programa de reformas está cumplida, y otras están definidas, listas para la discusión parlamentaria. Junto con las reformas que faltan, en esta nueva etapa el Ejecutivo debe priorizar temas que unen a todos los ciudadanos, como la agenda pro transparencia, la reforma de la política, la modernización del Estado y la lucha contra la delincuencia. Además, acercándose septiembre se sabrá el primer veredicto de la Corte de La Haya sobre la excepción de incompetencia planteada por Chile en la disputa con Bolivia.

   Es probable que para esta nueva fase la Presidenta introduzca cambios significativos en el gabinete no sólo con miras a mejorar la marcha del gobierno, sino también para ir proyectando el futuro de la Nueva Mayoría frente a las elecciones presidenciales y parlamentarias.

   La derecha, que hoy aparece tan golpeada, se irá rearticulando para enfrentar las municipales. Ese sector ha mostrado en varias oportunidades capacidad de renovación y recuperación. No será ésta una excepción.

En marzo comienza un año político cargado de novedades.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital