*

Negocios
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 20/12/2016
Estás leyendo:Uber llega al rescate del debilitado mercado laboral chileno

Uber llega al rescate del debilitado mercado laboral chileno

La aplicación de viajes compartidos con sede en San Francisco tiene 46.000 conductores en Chile, tras comenzar sus operaciones en el país en enero de 2014.

Uber llega al rescate del debilitado mercado laboral chileno

El sorpresivo fortalecimiento del mercado laboral de Chile luego de tres años de crecimiento lento, y un inesperado aumento en las ventas de autos en una economía en general moribunda, pueden tener algo en común: Uber.

La aplicación de viajes compartidos con sede en San Francisco tiene 46.000 conductores en Chile, tras comenzar sus operaciones en el país en enero de 2014. La cifra se compara con las 116.000 personas que se convirtieron en trabajadores por cuenta propia en los 12 meses hasta octubre, ayudando a evitar el aumento del desempleo que proyectaban economistas.

“Trabajaba en la construcción, pero cuando nos despidieron a todos no pude encontrar otro empleo”, dijo Franco Santibáñez, quien este año se compró un vehículo utilitario deportivo por US$21.000 para Uber Black, el servicio preferencial de la firma. “Comencé a manejar mientras buscaba un empleo, pero ahora esto se ha convertido en mi trabajo”, agregó.

Es un relato común y explica parte de una demanda del consumidor mayor de lo vaticinado, dijeron este mes en un informe Fernán González y Fernando Siqueira, analistas de Citi Research. La tasa de desempleo cayó a 6,4% en los tres meses hasta octubre, desde 6,8% en el mismo periodo del mes anterior, cuando los analistas encuestados por Bloomberg no preveían cambio alguno.

Casi todo el aumento en el empleo provino de los trabajadores por cuenta propia al tiempo que los sectores de construcción, seguros y minería despidieron empleados.

En la nota de los analistas de Citi, uno de ellos destacaba que como usuario de Uber y Cabify, se había topado con varias personas que antes trabajaban en empresas de minería, ingeniería, comercio minorista o manufactura y que ahora eran sus propios jefes al mando de sus vehículos. Todo ello, escribieron los analistas, quizá explicaba por qué habían mejorado tanto las ventas de automóviles recientemente.

Citi Research dijo que nadie estaba disponible para hacer comentarios para este artículo.

VENTAS DE AUTOS

Las ventas de autos treparon 21,1% a 28.730 en noviembre frente al mismo mes del año anterior, el mayor ritmo de crecimiento desde abril de 2013, según la Asociación Nacional Automotriz de Chile.

El aumento en las ventas se produce aun cuando el país atraviesa por su tercer año de crecimiento económico lento, en tanto la cantidad de trabajadores asalariados se mantuvo sin variación en octubre respecto del año anterior.

“Hemos visto un robusto crecimiento en usuarios y conductores desde marzo de este año”, dijo Carlos Schaaf, gerente general de Uber en Chile. “Alrededor de 18% de los conductores son desempleados o acaban de perder su trabajo, por lo que Uber les permite tener un colchón mientras buscan otra cosa”.

Las personas que trabajan para Uber, Cabify y aplicaciones similares no necesitan una licencia de conducir profesional y no suelen pagar impuestos sobre su ingreso. Como era de esperar, ello ha causado una serie de protestas por parte de taxistas, que incluso han atacado a conductores de Uber. Con frecuencia se pide a los pasajeros que se sienten al lado del conductor para que no parezcan clientes.

En octubre, el gobierno presentó una iniciativa al Congreso para regular el sector, que incluye un impuesto que ayudaría a los taxistas a modernizar sus vehículos y la tecnología que usan.

Mientras tanto, los conductores se aprovechan del vacío regulatorio que existe.

Pedro Pablo Pudey dejó su empleo como agente de seguros y se convirtió en conductor de Uber de tiempo completo en abril. Cinco meses después, compró un vehículo utilitario deportivo para entrar en Uber Black y arrienda su automóvil anterior a un amigo que acaba de perder el trabajo. Los cambios regulatorios no le preocupan, dijo, mientras manejaba por Santiago.

“Siempre habrá un nuevo app que se adelanta a la ley, y aun si no existiera, no me importaría solicitar una licencia de conducir profesional y pagar un seguro más alto”, dijo Pudey. “Con dos autos ya estoy ganando más dinero que en el seguro. Piense lo que podría hacer con tres o cuatro autos”.

El crecimiento de la compañía refleja una demanda creciente, con 1,8 millones de usuarios de Uber registrados en las tres mayores ciudades de Chile, dijo Schaaf. Ello equivale a un décimo de la población. Schaaf rehusó decir cuántos conductores se han registrado en el último año.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital