*

Política
Compartida
Actualizado el 22/05/2016
Estás leyendo:Historias que unen al PPD con SQM (Parte I)

Historias que unen al PPD con SQM (Parte I)

Autor: F. Artaza, G. Faúndez y A. Trujillo

Detalles desconocidos de la relación de Patricio Contesse con diversos dirigentes, así como de la compleja semana que vivió la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, marcan la trastienda de la crisis de una colectividad que justo hoy elige a su nueva mesa directiva.

Historias que unen al PPD con SQM (Parte I)

Carolina Tohá

El amargo cumpleaños de la alcaldesa

“ Con todo lo que ha pasado, no estoy de ánimo para celebraciones”. Una frase parecida a esa se leía en el correo electrónico que la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, envió a sus amigos más cercanos para anunciar que había decidido suspender la fiesta que haría esa noche en su casa para conmemorar su cumpleaños número 51.

La mañana del sábado 14, La Tercera publicó un informe enviado por la Policía de Investigaciones (PDI) a la fiscal Carmen Gloria Segura, en el marco de la investigación del caso SQM, que daba cuenta del traspaso de $ 57 millones de la minera no metálica, controlada por el ex yerno de Pinochet Julio Ponce, a una fundación ligada al Partido por la Democracia (PPD) entre 2011 y 2012, período en que Tohá estuvo en la presidencia de la colectividad. 

No fue lo único que agrió el planeado festejo de Tohá. Junto al informe policial se publicó una entrevista al director ejecutivo de Chile Ambiente, Patricio Rodrigo, ratificando lo que había dicho a la policía a mediados de enero: que la directiva del PPD de ese entonces le pidió ayuda para el financiamiento del partido, para lo cual debió suscribir un convenio con SQM-Salar. Los dineros fueron transferidos por Chile Ambiente directamente al PPD.

 A cinco meses de las elecciones municipales, los antecedentes golpearon con fuerza a Tohá. Hasta entonces, la edil aparecía como una carta segura para ganar la reelección en Santiago, al punto que en la oposición ni siquiera aparecía una figura que quisiera dar la pelea, pese a la presión del ex Presidente Sebastián Piñera sobre Chile Vamos para que el conglomerado levantara candidaturas con peso y trayectoria suficientes para disputar las comunas emblemáticas. El viernes 20, la alcaldesa-sin embargo- señaló estar dispuesta a ir a primarias para ratificar su repostulación.

En medio del escándalo, Tohá decidió también ese fin de semana suspender su agenda pública -no asistió el domingo 15 a un acto de la Junaeb en su comuna- y evitó a la prensa. Su primera respuesta la dio a través de un comunicado. “Me gustaría aclarar que, como presidenta del PPD, las gestiones de financiamiento que apoyé fueron apegadas a la ley” (…). No solicité a Patricio Rodrigo, ni directa ni indirectamente, ningún asunto relacionado con el financiamiento del partido”, afirmó Tohá en una declaración en la que aseguró, además, que para su campaña municipal no pidió recursos a SQM.

La forma en que la alcaldesa reaccionó fue mal evaluada en el oficialismo, y en las filas del propio PPD, donde ya comenzaba a desatarse una suerte de guerra civil, hubo críticas hacia la edil.

El misil contra la emblemática dirigenta se daba en un momento especialmente complejo para el partido, tras la renuncia hace dos semanas del ex fundador y ex timonel de esa colectividad, el diputado Pepe Auth, quien abrió un debate en el que acusaba pérdida de identidad y malas prácticas en el PPD. Además, el partido quedaba en la mira por eventual financiamiento irregular en medio de un proceso de elecciones internas que culmina hoy, domingo 22, incentivando el cruce de acusaciones entre sus dirigentes.

El mal pie en que quedó Tohá fue evidente. En menos de 24 horas, la versión que había dado a conocer quedó en entredicho luego de que se divulgara que ella, en su calidad de presidenta del PPD, había firmado en 2011 el certificado que se entregó al Servel para registrar a la fundación Chile Ambiente como instituto de formación política del partido, facultando al organismo que dirige Patricio Rodrigo a recibir donaciones para el PPD. 

De hecho, entre los documentos alojados en el Servel y que vinculan a la corporación ambientalista con esa colectividad, según pudo comprobar Reportajes, Tohá es quien firma todos los textos, incluida la solicitud para dejar sin efecto la inscripción de Chile Ambiente y dar paso a la Fundación por la Democracia como instituto de formación política vinculado al PPD, en febrero de 2012.

“Esa no es la modalidad de financiamiento del PPD”, había dicho Tohá a Reportajes en mayo de 2015, luego que este medio revelara los primeros antecedentes que vinculaban a SQM con pagos a la colectividad política mientras la hoy alcaldesa presidía la colectividad. En esa oportunidad, Tohá aseguró que existía una “relación de mucho tiempo con Chile Ambiente, hemos tenido sintonía con ellos y lo que conozco es que tienen una larga trayectoria de hacer asesorías a instituciones y empresas, así que nunca he tenido la idea de que cumplan un rol distinto a ese”.

Una versión que se vio obligada a cambiar a mitad de semana, luego de que escalara la presión política en su contra para que saliera a enfrentar las acusaciones y los cuestionamientos a su candidatura a la reelección como alcaldesa de Santiago. “Asumo la responsabilidad política”, dijo Tohá el miércoles 18 en una de las varias entrevistas radiales que concedió ese día. “Seré la primera en darme cuenta de si esto afecta mi candidatura”, agregó, afirmando que mantenía firme su postulación.

Parlamentarios del PPD admiten que hace varios meses sabían en el partido que la PDI estaba interrogando a una veintena de militantes y ex dirigentes de la colectividad en el caso SQM. Pero, al parecer, todos estaban medianamente alineados en sus testimonios y nada auguraba la crisis que estalló esta semana.

Lo que no estaba en los cálculos del partido es la molestia del director ejecutivo de Chile Ambiente, Patricio Rodrigo, por el silencio de Tohá. El ambientalista y ex militante PPD está querellado por el SII en el caso SQM por las boletas que entregó a la minera no metálica y la fundación pasa un difícil momento a raíz de los cuestionamientos que ha recibido por sus nexos con SQM, lo que explicaría su interés por aclarar que los $ 57 millones que recibió de esa empresa eran para pagar los gastos corrientes del PPD y que lo hizo luego de que le fuera solicitado como un favor por miembros de la entonces mesa directiva del PPD.

La mayor sorpresa en el PPD, sin embargo, no fue causada por el testimonio de Rodrigo, sino por la declaración policial del ex jefe de administración y finanzas de la colectividad Sergio Ortega. Considerado un funcionario de la burocracia partidaria sin agenda política propia, Ortega, quien atraviesa por una delicada situación de salud, dirigió el 16 de marzo las sospechas directamente en contra del senador Guido Girardi. “Mi apoyo a Chile Ambiente era colaborar con el proceso administrativo que realizaba María Alicia Rodrigo (funcionaria de la ONG e hija de Patricio Rodrigo) y recuerdo que pusimos a disposición de Chile Ambiente a un junior del PPD, a don Henry Toro. Este último retiraba facturas de Chile Ambiente y las entregaba a Soquimich. Esta pseudo obligatoriedad que teníamos con Chile Ambiente surgió como una instrucción superior de la directiva del partido, con el propósito de brindarle ayuda a don Guido Girardi, que era un senador connotado”, dijo Ortega a la PDI.

Los dichos de Ortega ponían un manto de duda sobre el destino que habría tenido el dinero que SQM traspasó al PPD. En el partido afirman que los fondos fueron empleados para pagar gastos operativos de la colectividad: arriendo, luz, agua, sueldos de funcionarios. 

Tohá asumió la directiva del PPD en agosto de 2010, en un momento especialmente complejo. Era la primera vez en 20 años que el partido estaba en la oposición. No se trataba sólo de un golpe político, sino que también financiero. De un día para otro se quedaron sin los aportes económicos mensuales que hacían sus ministros, subsecretarios, intendentes y gobernadores. Más de siete millones mensuales en promedio.

En vez de reducir gastos, Tohá, uno de  los liderazgos con proyección dentro del PPD, aumentó la planta de colaboradores pagados -incluso contrató a un jefe de gabinete- y abrió plataformas digitales para posicionar su figura y la del partido.

Fue en ese contexto que el tesorero del partido, Luis Matte Lira, habría materializado contactos con SQM  para conseguir recursos. Tohá conocía a Matte desde la juventud, habían participado en la misma época en la Fech y ambos eran hijos de ex ministros del Presidente Allende. 

 Según un ex colaborador de la hoy alcaldesa en el período en que fue presidenta del PPD, Matte aprovechaba sus redes en el empresariado para buscar financiamiento para el partido. No saben qué ofrecía, pero lo habitual es que después llegaba a la sede pidiendo que Tohá contestara el teléfono y hablara con ese empresario. A ese acto, asegura la fuente, le llamaban el “pase regio”.

Habría sido Matte el que recurrió a Patricio Contesse en SQM y la necesidad de este contacto explicaría, en parte, la reunión entre Tohá y el ejecutivo de la minera no metálica concertada en mayo de 2011, de acuerdo con los correos electrónicos entre la secretaria de Contesse, Katherine Bischoff, y Matte incautados en el marco del caso SQM.

Bischof declaró el 7 de abril pasado que había visto a Tohá reunirse en una oportunidad en las oficinas de SQM. Aunque no dice la fecha en los correos que envió a Matte, la secretaria daba tres alternativas, todas entre el 6 y el 14 de junio de 2011. El mismo mes en que se firmó el convenio entre Chile Ambiente y SQM, según declaró Patricio Rodrigo.

Poco después de esa reunión, Tohá viajó al Salar de Llamara junto a Contesse, en un viaje pagado por SQM, para conocer las instalaciones de la minera.

Según ex colaboradores de la alcaldesa en la presidencia del PPD, ese viaje lo organizó Matte y le habría dicho a Tohá que iría junto a otros dirigentes del PPD, lo que finalmente no ocurrió.

 

Luis Matte

El ex recaudador de Bachelet que pudo ser subsecretario

Hoy es blanco de críticas en su partido, pero Luis Matte Lira estuvo a punto de formar parte del gobierno con el respaldo del PPD. El ex tesorero que hoy aparece como el principal responsable del esquema de financiamiento de la colectividad a través de recursos de SQM y otras empresas, estuvo en las listas de nombres propuestos por la directiva a la Presidenta Bachelet para asumir como subsecretario de Minería o de Economía.

Su rol como encargado de las finanzas de la directiva que encabezó Tohá entre el 2010 y el 2012, sus conexiones con el mundo empresarial, pero sobre todo el respaldo del llamado “laguismo” del PPD lo posicionaron como candidato a asumir un cargo importante en el gobierno de la Nueva Mayoría. Su nombre, sin embargo, era visto con recelo en el equipo más cercano de la Mandataria, lo que lo terminó dejando fuera.

Entre quienes trabajaron para la conformación del primer gabinete del segundo gobierno de Bachelet afirman que veían con distancia el estilo de Matte. Lo conocían bien, porque el ingeniero comercial colaboró en labores de recaudación para la primera campaña presidencial, como parte del grupo “anfitriones por Bachelet”, que buscaba acercar a la entonces candidata con empresarios de centroderecha. Según dicen, Matte organizó varias cenas con importantes representantes del mundo privado en su casa para reunir fondos. A al menos una de ellas, aseguran miembros del ex comando de campaña, asistió el entonces gerente general de SQM, Patricio Contesse.

Fanático de las motos, un hobby que lo llevó a tener un grave accidente hace algunos años (estuvo tres semanas en coma), era visto como un excéntrico en su partido. En el PPD comentan que Matte solía jactarse de sus redes con los principales grupos económicos y buscaba permanentemente hacer puentes entre los dirigentes de la tienda y empresarios.

Según él mismo ha comentado a cercanos, su relación con Contesse es muy anterior al acuerdo que gestionó para conseguir recursos para el partido -a través de un contrato con Chile Ambiente- y al viaje que hizo junto a Carolina Tohá para conocer las instalaciones de la minera en María Elena y San Pedro de Atacama. El vínculo provendría, ha comentado Matte, de algunos negocios a  través de su empresa Agrícola e Inversiones La Jáquima Limitada, dueña de varias concesiones mineras en la zona del Salar de Llamara.

Aunque es militante antiguo, hasta el 2010 Matte careció de una vida partidaria demasiado activa, al menos no tuvo roles dirigenciales. Su nombramiento como tesorero fue visto como una movida para asegurar recursos en un momento en que el partido se quedaba -luego del cambio de gobierno- sin su principal fuente de ingresos: las cuotas de las autoridades y funcionarios públicos. Cuando se selló su ingreso a la mesa de Tohá, promovido por Bitar (viejo amigo de su padre, el ex ministro de Allende Luis Matte Valdés, con quien estuvo preso en isla Dawson), Luis Matte Lira organizó un gran evento. En su casa de Las Condes citó a todos los principales dirigentes del PPD a un asado que para algunos quedaría como una de las actividades más memorables del partido en el último tiempo.

 

Chile Ambiente

La renuncia del amigo de Lagos y la crisis interna del brazo ambientalista PPD</strong>

A través de una carta enviada a algunos directores de la corporación, Hernán Sandoval, militante histórico del PPD y amigo del ex Presidente Ricardo Lagos, comunicó su decisión de renunciar a Chile Ambiente. Molesto con las primeras noticias que vinculaban a la entidad con vías de financiamiento irregular para su partido -y que fueron publicadas por Reportajes en mayo del año pasado- hace ya varios meses que el presidente y miembro fundador de Chile Ambiente tomó total distancia del caso que hoy complica a la colectividad.

Desde entonces, la que era reconocida como una de las agrupaciones ambientalistas más influyentes en Chile vive su propia crisis interna. La querella del SII contra Patricio Rodrigo y la investigación de la fiscalía por el uso de la corporación para derivar fondos de SQM y otras empresas hacia el partido le han costado no sólo el reproche de las organizaciones sociales vinculadas a sus mismos temas, sino que, además, han puesto en entredicho todo el sistema de financiamiento utilizado desde su creación, en 1992.

El miércoles 18, el denominado Consejo de Defensa de la Patagonia, a través de un comunicado público, se pronunció por la situación de la corporación. La reacción se produjo porque la entidad que administra Patricio Rodrigo fue una de las que lideraron la campaña “Patagonia sin Represas”, reconocida por su oposición al proyecto HidroAysén, y en la que participaban otras 80 organizaciones. Fue en el período más álgido de esa campaña, en la que Rodrigo era uno de los voceros, que se suscribió el convenio de SQM con Chile Ambiente.

“Durante los años de campaña, no fuimos informados de que la corporación Chile Ambiente estaba acreditada en el Servel como instituto de formación política, menos aún que recibía financiamiento de Coyanco, ni SQM-Salar, vinculada a Julio Ponce Lerou, quien merece nuestro más profundo cuestionamiento por los hechos y trayectoria que el país conoce”, señala el comunicado, en el que se aclara, además, que cada una de las organizaciones vinculadas a la oposición a HidroAysén recaudaba recursos para la campaña de manera autónoma.

Según un informe del Tesoro norteamericano, sólo de los fondos que habían llegado desde Estados Unidos entre 2008 y 2010, Chile Ambiente fue uno de los principales receptores de recursos, los que ascendían a más de US$ 400 mil, sólo por parte de una de las fundaciones que apoyaron la causa. 

Si bien Patricio Rodrigo ha dicho estar pagando los costos por los errores cometidos por la directiva del PPD que lideraba Carolina Tohá, específicamente por el tesorero Luis Matte -que es quien habría ideado el sistema para transferir los recursos a través de un think tank inactivo, como lo era entonces Innovación y Democracia-, el futuro de Chile Ambiente aparece amenazado. A la espera del avance en las indagaciones, la oposición se apresta a iniciar ya algunas acciones de fiscalización sobre los contratos que mantuvo y mantiene activos con el Estado.

Y es que, según registros de Mercado Público, la corporación suma contratos por más de $ 500 millones con distintas reparticiones de gobierno, como la Conaf, la Conadi y la Comisión Nacional de Energía – durante el primer y segundo gobierno de Miche-lle Bachelet. De hecho, registra pagos hasta fines del año pasado por un convenio con la Subsecretaría de Medio Ambiente.

 

Giorgio Martelli

El dueño de la caja negra

El próximo 8 de junio, el autodenominado “operador político” Giorgio Martelli y el ex gerente general de SQM Patricio Contesse volverán a verse las caras en una audiencia de reformalización en la que se les imputarán nuevos delitos en el caso SQM. 

Según ha sostenido la entonces secretaria de Contesse, Katherine Bischof, la presencia de Martelli en las oficinas del ejecutivo de la minera no metálica se hizo habitual al menos desde 2009. El dueño de Asesorías y Negocios solía ir personalmente a dejar los contratos, las facturas y luego a retirar el pago de cada una de éstas.

Martelli no era nuevo en estas lides. Ya en 2004 se había integrado al equipo de recaudación de la campaña de Michelle Bachelet de la mano del empresario Jorge Rosenblut.

No sería -sin embargo- hasta la segunda aventura presidencial de la hoy Mandataria que el geógrafo tendría un rol estelar en el manejo de las platas de campaña.

Martelli nunca ha roto su silencio desde que se le involucró en el caso. Pero ha declarado que fueron Rosenblut y el ex ministro Rodrigo Peñailillo quienes están detrás de la formación de Asesorías y Negocios

Hoy, el ex PPD permanece con arresto nocturno tras revelarse que su empresa recibió $ 223 millones de SQM -entre otros aportes- entre 2012 y 2013, que sirvieron para financiar a un conjunto de personeros ligados a Peñailillo que trabajaron durante el período de precampaña y, más tarde, ingresaron al gobierno de Bachelet. 

 

Rodrigo Peñailillo

El ministro del Interior que cayó por SQM

Dedicado a su trabajo en la Flacso, como investigador adjunto en un proyecto sobre el impacto sobre la competitividad en un país que lleva adelante procesos de descentralización, el ex ministro del Interior Rodrigo Peñailillo ha observado desde la distancia la crisis que afecta a su partido y a algunas de sus principales figuras, entre ellas la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, tras revelarse que SQM financió a la colectividad entre 2011 y 2012.

Peñailillo debió abandonar el gabinete de Bachelet en mayo del año pasado, en medio del escándalo por el financiamiento de SQM a la precampaña de la Mandataria, entre 2012 y 2013. Su salida marcó el quiebre de su relación con la Presidenta.

Ante los fiscales que llevan el caso SQM, el militante PPD negó haber sabido que  el dinero que recibía de Giorgio Martelli provenía de la minera no metálica controlada por el ex yerno de Pinochet. Y aunque inicialmente afirmó que no conocía al ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, en el último tiempo ha reconocido que sí lo vio en una ocasión, en una reunión de carácter social.

Quien fuera uno de los hombres del círculo de hierro de la Mandataria también debió declarar en la fiscalía por otra arista del caso SQM: las presiones que se habrían ejercido desde Interior sobre Impuestos Internos para contener las investigaciones relacionadas con la minera. 

Samuel Donoso, abogado de Contesse, asistió en enero de 2015 a una reunión con el entonces director del SII Michel Jorratt, en el Ministerio de Hacienda, presentándose como asesor del Ministerio del Interior. 

Encuentra en el siguiente link la segunda parte del reportaje Historias que unen al PPD con SQM (parte II)

 

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital