*

Nacional
Compartida
Actualizado el 03/09/2017
Estás leyendo:El grupo radical que preocupa en Chile y Argentina

El grupo radical que preocupa en Chile y Argentina

Autor: Víctor Rivera

Las policías de ambos países indagan los vínculos de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) con otros entes.

El grupo radical que preocupa en Chile y Argentina
Imagen televisiva de Francisco Jones Huala, en la cárcel de Esquel.

Esta semana, el periodista argentino Jorge Lanata entrevistó en la cárcel a Francisco Jones Huala, líder de un grupo indígena en Argentina, el cual ha sido sindicado como responsable de ataques en la zona sur del país transandino.

Lanata cuestionó a Jones Huala y también al origen del grupo, llamado Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), el cual tendría vínculos con personas ligadas a la causa mapuche en el sur de Chile y en otros países.

Jones Huala acusa a la policía argentina de ser responsable de la desaparición de Santiago Maldonado, quien fue visto por última vez en un allanamiento de la policía en el Lof Resistencia Cushamen, provincia de Chubut, en el sur del país. Este grupo es cercano a la RAM y, teóricamente, se han prestado colaboración.

Las distintas intervenciones de Jones Huala en los medios de comunicación, desde la cárcel, están siendo monitoreadas por la policía chilena, ya que el argentino se encuentra prófugo de nuestro país, tras su presunta participación en un atentado a un fundo en Pisu-Pisué, Los Ríos, en 2013.

Tras ser detenido en Argentina, en junio de este año, la justicia chilena solicitó su extradición, la cual está en trámite, y dentro de los próximos meses Jones Huala tendría que volver a Chile a enfrentar un juicio en su contra. Según los antecedentes que manejan el Ministerio Público, Carabineros y la PDI, los vínculos de Jones Huala en Chile van desde La Araucanía hasta Los Ríos. En ambas regiones tendría una red de contactos que le permitieron entrar a nuestro país en 2008, por pasos ilegales.

Según el fiscal que investiga el caso Pisu-Pisué, Sergio Fuentes, “los atentados de que se le acusan allá son del mismo modo de operar que acá en Chile; se les califica como altamente violentos, que justifican la violencia como medio de lucha para el pueblo mapuche, que es uno solo, más allá de fronteras”.

Sobre los nexos que tendría en Chile, el fiscal agregó que “las vinculaciones son infinitas; es gente que ha sido condenada por ataques”.

El grupo que lidera Jones Huala también es observado por las policías por una supuesta cercanía que existe entre la RAM y la Coordinadora Arauco Malleco (CAM); además, según los antecedentes de Carabineros y de la PDI, se les vincula con integrantes del FPMR y del MIR en la muerte de un policía argentino, en 2012, en Janín. También se indaga su participación en el ataque a un camión, en 2014, en una ruta trasandina.

La abogada de Jones Huala, Elizabeth Gómez, quien también representa jurídicamente a la líder del movimiento peruano Tupac Amaru, Milagro Sala, dio una entrevista el 5 de julio a la radio argentina CUT. Allí dijo que “hay una clara decisión política de combatir al enemigo, ya sean referentes sociales, indígenas o políticos, por medio de persecución judicial”.

La ministra del Interior de Argentina, Patricia Bullrich, ha declarado en distintas entrevistas que las sospechas del gobierno radican en que existe un financiamiento extranjero a la RAM. Y aseguró que están intercambiando información con Chile para detener al grupo.

Papel digital