*

Cultura
Compartida
Actualizado el 09/03/2016
Estás leyendo:Filarmónica y Sinfónica apuestan por Verdi y Beethoven para inaugurar temporadas

Filarmónica y Sinfónica apuestan por Verdi y Beethoven para inaugurar temporadas

Autor: R. González/M.P. Jaramillo

El conjunto del Municipal toca hoy el Réquiem del italiano y la próxima semana a Shostakovich. La agrupación de la U. de Chile interpreta a alemanes Beethoven y Brahms y después hará a Mozart.

Filarmónica y Sinfónica apuestan por Verdi y Beethoven para inaugurar temporadas

Finalmente no hubo más cortes de cables, rupturas de tableros eléctricos ni sospechosas fugas  en el sistema hidráulico. No al menos entre el jueves pasado, cuando el director del Teatro Municipal Frédéric Chambert presentó una querella que apuntaba a un sabotaje al interior del recinto, y hoy, cuando la Orquesta, el Coro y los solistas deban presentar el exigente Réquiem de Giuseppe Verdi. En su momento, el nuevo ejecutivo del Municipal afirmó incluso que si se encontraban más evidencias de destrucciones bajo el escenario, se suspendería los conciertos.

 Nada de eso sucedió y, por el contrario, los ensayos diarios prometen una interpretación en regla. Es más, este reciente episodio de “fantasma en la  ópera” le otorga un especial relieve a este inicio de la temporada 2016. Estrenado en 1874, el Réquiem de Verdi es una de las piezas más ambiciosas del género y muchos la consideran una suerte de ópera en concierto. Dura cerca de 85 minutos y pertenece a un músico que ni siquiera era particularmente religioso, pero que tras la muerte del compositor Rossini y del escritor Manzoni, creía que Italia se había quedado sin  grandes figuras. Claro, aún quedaba él y su Réquiem fue el testamento artístico que dejó a la memoria de sus héroes.

La pieza, que será interpretada  hoy, mañana y el sábado, también tendrá la participación de la soprano Marina Costa Jackson, la mezzosoprano  Anastasia Bibicheva, el tenor Enrique Folger y el bajo Alexey Tikhomirov. La temporada seguirá pisando fuerte la próxima semana con la interpretación de la Séptima sinfonía  “Leningrado” de Dimitri Shostakovich los días martes 15 y miércoles 16. Es otra obra de gran alcance, creada por el compositor ruso durante el sitio que los alemanes impusieron a Leningrado en la Segunda Guerra Mundial y con una extensión de 75 minutos. En sus cuatro movimientos se percibe el ominoso clima bélico que en ese tiempo invadía al pueblo ruso. Una semana más tarde, desde el martes 22 al jueves 24, la Semana Santa será evocada con el concierto dirigido por Paolo Bortolameolli y donde el plato fuerte es el Réquiem de Gabriel Fauré. A diferencia del dramático Réquiem de Verdi, la composición del francés Fauré es puro misticismo  y sutileza. Sus solistas serán la soprano Patricia Cifuentes y el barítono Patricio Sabaté. 

En Plaza Italia

También esta semana comienza la Temporada 2016 de la Orquesta Sinfónica de Chile, que en el 2016 cumple 75 años. Los tres primeros conciertos de la agrupación del Teatro Baquedano, en Plaza Italia, serán comandados por el director austríaco Martin Sieghart. Apostando a su especialidad en el repertorio germánico (que ha grabado varias veces), el conductor estará a cargo del Tercer concierto para piano de Beethoven, junto al solista Aleksandar Serdar, y la Primera sinfonía de Brahms. “Mucha gente dice que Brahms fue como el nuevo Beethoven, pero yo no creo que sea así. Por supuesto, su mirada musical  viene de Beethoven, pero su lenguaje es muy distinto. Eso sí, las dos piezas son en la tonalidad de do menor y  existe ahí una conexión: los movimientos lentos del concierto y la sinfonía son muy líricos y se parecen”, explica Sieghart al terminar el ensayo ayer con la Sinfónica.

Para Semana Santa, los días 22, 23 y 24 de marzo, Sieghart dirigirá el popular Réquiem de Mozart, y luego los días 1 y 2 de abril, dirigirá la Sexta sinfonía de Shostakovich. La presencia recurrente del compositor soviético en los teatros chilenos tiene que ver con la conmemoración de los 100 años de su nacimiento. Siempre en conflicto  con la censura en tiempos estalinistas, Shostakovich suele reflejar esa angustia en su música. Sieghart lo resume así:  “Su creación se  opone al poder político. Cada vez que dirijo una de sus sinfonías, me doy cuenta que en muchas partes dice : ‘no, nunca y nunca más de nuevo’”. 

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital