*

Nacional
Compartida
Actualizado el 14/01/2018
Estás leyendo:De exiliado chileno a presunto capo de banda narco en Europa

De exiliado chileno a presunto capo de banda narco en Europa

Autor: Sebastián Vedoya M.

“Si usted me pregunta si he hecho algo malo, que yo sepa, hasta el momento no”, dijo Richard Riquelme ante la Corte Suprema para rechazar los cargos por narcotráfico y lavado de activos que se le imputan. Hoy, el máximo tribunal definirá su extradición a Holanda, donde arriesga hasta 36 años de cárcel.

De exiliado chileno a presunto capo de banda narco en Europa
“El Rico” Riquelme al momento de ser detenido, el 20 de octubre de 2017.

En las próximas horas, la Corte Suprema definirá el destino de Ricardo “Rico” Riquelme Vega (44), descrito por Carabineros como “el chileno más peligroso del mundo”. Hoy se cumplen los cinco días de plazo para que el ministro Manuel Valderrama dé a conocer si acepta o no la solicitud de extradición de Holanda, con el fin de juzgar a quien sindican en Europa como el líder de una organización criminal dedicada al tráfico a gran escala de drogas vía marítima desde Ecuador hasta el puerto de Rotterdam, en los Países Bajos.

Durante la audiencia celebrada el pasado miércoles en el máximo tribunal, Riquelme declaró por más de 30 minutos en busca de que los tribunales chilenos rechacen la petición europea y evitar así enfrentar un juicio por los cargos de asociación ilícita, tráfico de drogas, porte ilegal de armas y lavado de dinero.

“Su señoría, si usted me pregunta si he hecho algo malo, que yo sepa, hasta el momento no”, dijo entre lágrimas Riquelme durante su declaración. Aunque advirtió que esas lágrimas respondían a la impotencia por lo vivido. “Me ha dolido mucho lo que se ha dicho en la prensa. El daño que les ha causado a mis padres”.

Cercano al metro 80 de estatura, fornido y con un acento más similar al colombiano que al chileno, “Rico” negó cualquier implicancia en el negocio de las drogas. Pese a las diversas pruebas enviadas desde Holanda en su contra, aseveró que los $ 26 millones en efectivo, los ocho celulares, el alojamiento en una suite de lujo del Hotel Santiago y los $ 14 millones en compras que realizó en el país durante la semana previa a su detención, no fueron financiados con dinero de la droga.

Según dijo en su relato, el que posteriormente sería reafirmado por el de su socia y “secretaria” colombiana que viajó para declarar como testigo, su costoso estilo de vida sería solventado con los ingresos de sus negocios inmobiliarios que mantiene en Colombia y en Dubái, en Emiratos Árabes.

A ello se suma un complejo turístico y una discotheque que posee en Chillán, a través de la sociedad “Ricardo Riquelme Castillo, Esposa e Hijos Limitada”, que comparte junto a sus padres y hermana. Estos negocios, dijo, le permitirían viajar al Principado de Mónaco y trasladarse por Europa en autos de alta gama, de marcas como Mercedes o Audi.

Según la administradora de sus negocios, producto de estos obtendría cerca de US$ 22 mil (más de $ 13 millones) mensuales. De ellos, especificó, US$ 3 mil corresponderían a las utilidades obtenidas por la empresa colombiana “Inca Cambios”, donde tiene una participación del 53%; otros US$ 3,5 mil serían fruto de los arriendos de inmuebles y US$ 16 mil de una sucursal que abrieron en 2016 en Medio Oriente. Pese a estos ingresos, la testigo dijo al ministro Valderrama que el negocio en Dubái “no había tenido mucho movimiento, salvo algunas reuniones con uno que otro cliente”.

Consultado por los ocho teléfonos que le fueron encontrados durante su detención, Riquelme dijo que “tengo un teléfono de mi empresa en Dubái, mi teléfono privado, el teléfono de mi mujer, otro antiguo de ella del que no quiso desprenderse por temas sentimentales, por las fotos y la música, y un teléfono chileno, porque de ese las llamadas salen mejor”.

Vida en el extranjero

Nacido en el ex pueblo minero de Sewell, en la Región de O’Higgins, Riquelme dejó Chile a los seis años, debido al exilio de sus padres tras el Golpe de Estado. Allí se instalaron en Europa. En 1999 fue arrestado en Alemania, tras lo cual pasó cuatro años en prisión, tras ser condenado por asociación criminal y exportación de cocaína.

Sobre este hecho, aseguró que fue arrestado producto del engaño de unos amigos, ya que nunca supo que trasladaba drogas y su presencia allí se debía a su amplio manejo de idiomas. “Hablo inglés, holandés, francés, italiano, alemán y español”, destacó, junto con advertir que su colaboración con la justicia le permitió reducir su condena de ocho a cuatro años. Hoy tiene prohibido el ingreso a Alemania.

En pareja con una ciudadana española, hija de colombianos, Riquelme detalló que su llegada a Chile desde Dubái, donde actualmente vive, se debió a los problemas de salud de su madre.

Riquelme fue arrestado en un hotel de la comuna de Vitacura. Aseguró que su “secretaria”, como llama a su socia de la inmobiliaria, primero reservó en un hotel del sector oriente, “pero no me gustó la habitación, porque tenía dos camas”, reclamó, tras lo cual decidió desplazarse hasta Vitacura, donde fue detenido.

Hoy, Ricardo “Rico” Riquelme espera la decisión de la Corte Suprema en la Cárcel de Alta Seguridad. De ser acogida la petición de Holanda, representada en Chile por el director de la Unidad de Cooperación Internacional y Extradiciones del Ministerio Público (Uciex), Antonio Segovia, Riquelme enfrentará a la justicia holandesa y arriesga una pena de hasta 36 años de cárcel.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital