*

Mundo
Compartida
Actualizado el 11/01/2015
Estás leyendo:El sangriento rastro de la yihad que nació con un atentado en La Meca

El sangriento rastro de la yihad que nació con un atentado en La Meca

Autor: Jan Kuhlmann y Can Merey (DPA)

La ideología de la yihad pudo hacerse popular en los años 70 del siglo pasado principalmente porque llenaba un vacío. Tras la vergonzosa derrota en la Guerra de los Seis Días contra Israel en 1967, los gobiernos árabes no tenían mucho que ofrecer. Y entonces la yihad surgió de sus cenizas.

El sangriento rastro de la yihad que nació con un atentado en La Meca

El 20 de noviembre de 1979 decenas de miles de personas se habían congregado en torno a la Kaaba de la Gran Mezquita de La Meca, en Arabia Saudí; en torno a las 5:00 horas del último día de peregrinación esperaban el inicio del rezo al amanecer. Pero no pudieron realizarlo. 

Varios cientos de atacantes entre la multitud sacaron sus armas, que habían logrado introducir en la mezquita. Dispararon contra los guardias, cerraron las puertas y secuestraron a los peregrinos. Su intención: derrocar a la casa real saudí, a la que acusaban de corrupción. El Ejército saudí necesitó más de dos semanas para poner fin a la toma de rehenes con un sangriento enfrentamiento en el que murieron cientos de personas, entre ellos muchos inocentes. 

Aquella toma de rehenes de 1979 supuso el nacimiento de la yihad moderna, basada principalmente en la violencia, para imponer sus objetivos. Y al atentado en Arabia Saudí lo une una línea directa con la masacre en el semanario satírico “Charlie Hebdo” de París, atacado esta semanas con un saldo de 12 muertos. 

Para un joven de entonces, la toma de rehenes fue una experiencia crucial en su camino en la guerra contra los infieles. Su nombre era Osama bin Laden

La ideología de la yihad pudo hacerse popular en los años 70 del siglo pasado principalmente porque llenaba un vacío. Tras la vergonzosa derrota en la Guerra de los Seis Días contra Israel en 1967, los gobiernos árabes no tenían mucho que ofrecer. El nacionalistmo árabe secular, predominante hasta ese momento, ya no servía. Y entonces la yihad surgió de sus cenizas, como explica el investigador francés del islam Gilles Kepel. 

Otro experto en yihad, Guido Steinberg, describe en uno de sus libros todo el año 1979 como “memorable para el mundo islámico”. Y es que otros dos sucesos dieron impulso a movimientos radicales islamistas: la revolución iraní con la llegada al poder del Ayatolá Jomeini y la entrada de las tropas rusas en Afganistán. 

La invasión moscovita contribuyó especialmente al éxito del yihadismo. El Ejército soviético entraba en Afganistán para apoyar al régimen comunista de Kabul, pero enseguida se formó resistencia contra los rusos dentro del país al tiempo que numerosos musulmanes de otras naciones, ente ellas muchas árabes, siguieron la llamada de expulsar de territorio afgano a los infieles. 

La yihad en Afganistán unió a muchos milicianos islamistas que después formarían la cúpula terrorista. El nombre más famoso del posterior mundo del terror era Bin Laden, que después lideró la red terrorista Al Qaeda y que entró a la historia con los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington. 

Sin embargo, los estadounidenses contribuyeron masivamente al ascenso de la yihad en Afganistán, y posibilitaron la victoria de los muyahidines sobre el Ejército Rojo. Su servicio secreto, la CIA, organizó para Estados Unidos otra guerra paralela contra los soviéticos en suelo afgano. 

La CIA colaboró estrechamente con el servicio secreto militar paquistaní ISI, que en la lucha contra el Ejército Rojo patrocinaba especialmente a grupos islamistas. Hamid Gul, jefe del ISI entre 1987 y 1989, calificó a Bin Laden años después del 11-S como un “luchador por libertad”. 

En 1989 los soviéticos se retiraron humillados de Afganistán, en lo que supuso un momento estelar para los islamistas: los muyahidines habían puesto de rodillas al Ejército Rojo. Y entonces Estados Unidos volvió la espalda a la convulsa región, que cayó cada vez más en el olvido y se hundió en el caos. Tras el derrocamiento del régimen comunista en Kabul en 1992 comenzó la guerra civil en el país, que terminó en 1996 con la toma del poder por los talibanes, apoyados por Pakistán. 

Éstos ofrecieron refugio a un famoso invitado: Bin Laden, que en 1996 volvió a Afganistán y desde ahí declaró la guerra a Estados Unidos. En 1998 Al Qaeda perpetró ataques contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania y en 2000 contra el destructor estadounidense “USS Cole” en Yemen. Tras el 11 de septiembre de 2001, los talibanes se negaron a entregar a Bin Laden y con ello se inició el fin de su régimen, tras la entrada de las tropas internacionales lideradas por Estados Unidos en Afganistán ese mismo año. 

Bin Laden encontró, como muchos otros líderes talibanes, protección en Pakistán, hasta que soldados estadounidenses lo encontraron y mataron en 2011. 

Pronto, tras la caída del régimen talibán en Afganistán, las zonas tribales en el lado paquistaní de la frontera se convirtieron en lugar de repliegue de los terroristas. La revista estadounidense Time describía la región en 2007 como “Talibanistán” y como “próximo campo de batalla en la lucha contra el terrorismo”. 

Desde Afganistán la yihad continuó en Irak. En los 80 en Afganistán combatió un hombre que después se hizo conocido por sus atrocidades en Mesopotamia: Abu Mussab al Zarkawi. Tras la invasión estadounidense en 2003, lideró en Irak a grupos de milicianos de los que después surgió el Estado Islámico (EI). Entretanto, el EI ya controla una gran parte de Irak y Siria, territorio que se ha convertido a su vez en zona de repliegue ideal para planear sus ataques. 

Desde hace años la rama de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) también aterroriza Yemen. Su líder, Nasir al Wahishi, conocido como Abu Bashir, fue durante años confidente del mismo Bin Laden. Y actualmente AQPA gestiona campos de entrenamiento de terroristas en Yemen, donde uno de los atacantes de París se formó en combate. Chérif Kouachi declaró además antes de morir que actuaba en nombre de la organización. 

Papel digital