*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 25/07/2013
Estás leyendo:Ejercicio en el embarazo reduce en 58% riesgo de sobrepeso del bebé

Ejercicio en el embarazo reduce en 58% riesgo de sobrepeso del bebé

Autor: Paulina Sepúlveda

Rutina debe ser guiada por un experto, durar una hora y repetirse tres veces por semana.

Ejercicio en el embarazo reduce en 58% riesgo de sobrepeso del bebé

Aunque múltiples estudios confirman los beneficios que tiene para la madre realizar ejercicios durante el embarazo, ahora, una nueva investigación confirma que la actividad física también trae efectos positivos para la salud del recién nacido.

Según la investigación, realizada por las universidades de Granada, Politécnica de Madrid y Europea de Madrid, (España), la actividad física moderada reduce en 58 % el riesgo de que el recién nacido nazca con sobrepeso y en 34% el riesgo de un parto por cesárea.

Rubén Barakat, de la U. Politécnica de Madrid, y principal autor del estudio, dice a La Tercera que las guaguas con un mejor índice de masa corporal al nacer pueden extender esos beneficios más allá del nacimiento, y con ello disminuir el sobrepeso y la obesidad.

Los riesgos más comunes de ese exceso, dice Barakat, son los metabólicos, especialmente la hiperglucemia, que desembocan en cuadros de sobrepeso y obesidad infantil. “Lo más grave es la ya creciente asociación entre estas complicaciones y las de carácter emocional, conductual y afectivo. Un bebé con sobrepeso es un niño con importantes factores de riesgos, que trascienden lo físico o fisiológico”, afirma.

En Chile, una de cada tres embarazadas presenta sobrepeso u obesidad, según cifras del Ministerio de Salud. Esta condición aumenta el riesgo de que el niño nazca con sobrepeso.

Según un estudio del Inta de 2010, el 16,8% de los niños y 21,1% de las niñas sufren obesidad desde su primer día de vida.

En su estudio, Barakat y su equipo realizaron un seguimiento a 510 mujeres embarazadas sedentarias, quienes practicaban menos de una hora de ejercicios durante la semana.

Todas fueron sometidas a un programa de entrenamiento de 55 minutos de ejercicios aeróbicos (nadar o caminar), además de estiramiento muscular y ejercicios de flexibilidad, durante tres días a la semana, desde la semana 10-12 hasta la 38-39 del embarazo. Los resultados demostraron que esta actividad redujo en 58% la macrosomía, es decir, que el bebé tenga un peso superior a los cuatro kilos, considerado sobrepeso.

BAJO SUPERVISIÓN
La recomendación para las madres, dice el experto, es un ejercicio moderado, con una frecuencia de entre tres y cinco sesiones semanales. “Lo más importante es que esa actividad debe estar diseñada por un profesional y con la adecuada autorización y control obstétrico periódico. No es aconsejable que la mujer se ‘lance’ a la práctica autónoma sin ninguna pauta profesional previa”, advierte.

El equipo de investigación español estudia ahora cómo esta pauta de ejercicios durante el embarazo puede favorecer a los niños hasta que cumplan los cuatro años.

Natasha Toledo, matrona de educación de Clínica Alemana, señala que usualmente las mujeres se interesan por el ejercicio para controlar el peso y no subir más de un kilo por mes. “Pero cuando saben de los beneficios para la guagua, que se oxigena más, que los ayuda a crecer mejor y que el corazón se vuelve más eficiente, se entusiasman más”.

Toledo dice que el hecho de que el ejercicio reduzca también la posibilidad de cesárea es un gran ventaja. “Al ser una vía quirúrgica, tiene más riesgo de infecciones que un parto normal, más riesgo de hemorragia posparto y se pierde el doble de sangre, lo que favorece la anemia”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital