*

Compartida
Actualizado el 17/07/2016
Estás leyendo:Cien años de Ferro

Cien años de Ferro

Autor: La Tercera

El jueves pasado, el club Ferroviarios cumplió 100 años: fue fundado el 14 de julio de 1916 como Unión Ferroviarios de Santiago. En abril de 1948 se tituló campeón del Ascenso, llevó a dos equipos del fútbol profesional a su cancha y los goleó: Audax Italiano y Universidad de Chile. Los vencidos contaron que los tiznados usaron una locomotora Mikado en la línea que pasa al lado del estadio, y en cuanto sus delanteros se acercaban al arco contrario, la locomotora se puso a resoplar con sus calderas a full y a pitear a todo lo que da su potencia. La tierra se estremeció y el piteo ensordecedor parecía un terremoto, y el arquero y los defensas no sabían qué hacer…

En marzo de 1950, Unión Ferroviarios se fusionó con Badminton para actuar en el campeonato de la División de Honor y cambió su nombre a Ferrobadminton. En julio de 1952, levantó su estadio de madera en la avenida Subercaseaux 1039, obra del arquitecto Augusto Gómez Soto, y la cancha iba de Este a Oeste, y no de Norte a Sur como en la mayoría de los escenarios chilenos. Uno de los vecinos ilustres en San Eugenio es Carlos Caszely.

El primer gol olímpico que presencié fue a un jugador de Ferrobadminton: el puntero izquierdo José Failla al arquero Sergio Fuentealba, de O’Higgins, en el arco sur del estadio El Teniente, de Rancagua.

Ferrobadminton vivía entreverado en los últimos puestos, pero costaba anotarle goles por la seguridad de su arquero Raúl Coloma, de actuales 88 años, y por la defensa que jugaba al límite del reglamento, con Carlos Carmona como estandarte. De esos años se decía que el grito “¡meta, Ferro!” era reemplazado por “¡meta fierro!”.

En enero de 1966, Ferrobadminton definió el título de campeón de Ascenso contra Huachipato. El recuerdo del Chico Orlando Villegas: “El partido final era en Santiago y Huachipato quiso que se disputara en el Estadio Nacional, porque la cancha era muy buena y favorecía su juego. Joaquín Dueñas, presidente de Ferrobadminton, rechazó una bonificación económica e insistió en San Eugenio por la ventaja del viento y el mal estado del terreno. Desde la Maestranza de Ferrocarriles, Dueñas puso vagones con carbón de piedra detrás de las tribunas colmadas (esa tarde pagaron 13.529 personas). Cuando empezó el partido, ordenó encender el fuego en las máquinas y la cancha se llenó de polvillo y humo, al que nosotros estábamos acostumbrados. Ganamos 1-0, con gol mío de derecha al arquero Jorge Claro (57’) y salimos campeones”. 

En 1972, se disputaban los martes del Ascenso en el estadio Santa Laura, con gran éxito de público y recaudación. En Ferroviarios (ya no Ferrobadminton) se reunieron cuatro mundialistas 1962: Sergio Navarro, como entrenador, y Luis Eyzaguirre, Carlos Contreras y Leonel Sánchez como jugadores. En una de esas jornadas, Leonel resultó con una fractura costal luego de un codazo propinado por su compadre Rubén Marcos, de Palestino.

Tal como Magallanes y Santiago Morning, Ferro es un club chico querido por los hinchas de los grandes, los de colonia, los universitarios y los de provincia. Y si su cancha de San Eugenio acogió los entrenamientos del Santos de Pelé, también lo hizo con la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile. En mayo de 1975, protagonizamos un preliminar del Ascenso. De izquierda a derecha en la fotografía: Alberto Luengo, Ariel Poblete, Orlando Escárate (QEPD), Arnaldo Guerra, Miguel Moya, Daniel Pérez, Jorge Poblete, Luis Urrutia O’Nell; Enrique Aracena, Juan Soler, Patricio Bezamat, Rodrigo Araya, Eduardo Bruna e Igor Ochoa.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital