*

Nacional
Compartida
Actualizado el 16/01/2018
Estás leyendo:Barros, entre la renuncia y la rehabilitación

Barros, entre la renuncia y la rehabilitación

Autor: Por Juan Paulo Iglesias, desde la comitiva del Papa

La presencia del obispo de Osorno en los actos del Parque O’Higgins despertó dudas y polémicas. Para el biógrafo de Francisco lo que se vio fue la “rehabilitación del obispo Barros”.

Barros, entre la renuncia y la rehabilitación

“No será una visita simple”, dijo el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, antes de embarcarse hacia Chile junto al Papa. Y los sucesos del segundo día de actividades lo dejaron claro, aunque fue otro tema el que concentró la atención de muchos vaticanistas que acompañan al Papa, más allá del pedido de perdón de Francisco por los abusos y el fuerte mensaje al clero que pronunció en la catedral: la situación del obispo de Osorno, Juan Barros.

La presencia del prelado en la misa que ofició el Pontífice sólo minutos después de su primer discurso en el Palacio de La Moneda fue el tema de varios medios especializados que cubren la visita y comentario obligado en la sala de prensa. Para el periodista Joshua McElwee, del National Catholic Reporter, la situación del prelado y la molestia contra Iglesia generó “una atmósfera en Santiago que no se había observado en ninguno de los otros 21 viajes” de Jorge Mario Bergoglio al extranjero en sus casi cinco años de Pontificado.

La carta del Papa revelada sólo días antes de su llegada a Santiago y donde expresaba a los obispos chilenos su preocupación por el tema –y cuyo contenido no ha sido desmentido por la Santa Sede- sólo vino a alimentar más el clima de tensión que ha rodeado la situación. Para el vaticanista del diario La Stampa, Andrea Tornielli, y uno de los veteranos de los viajes papales, el documento de 2015 revela que el Papa tenía otra idea y estaba bien consciente del problema. “Pero es claro también que el Papa no puede sacar a un obispo sólo porque la gente lo dice”, agrega Tornielli, aunque “creo que un hombre de fe tendría que pensar en el bien de sus fieles y de la diócesis y que si representa un tema de resistencia, de división, tendría que reconocerlo y decir me voy por un año, dos años, hasta que baje la tensión”.

Sin embargo, otros vaticanistas difieren de Tornielli y aseguran que es el propio Francisco quien se muestra decidido a mantenerlo. “Creo que el plan ha sido mostrar que Barros es un obispo como los otros”, asegura el biógrafo de Papa y fundador de Voces Católicas, Austen Ivereigh, porque según él, “el Papa cree en su inocencia”. “Era importante para el Papa que Barros estuviera presente en los actos de hoy y que apareciera como un obispo más”, agrega el periodista británico.

Ivereigh va incluso más allá: “Creo que este hecho, junto con el hecho de que el obispo Barros dio varias entrevistas hace que considere lo que sucedió como la rehabilitación de monseñor Barros”. En la misma línea de Ivereigh, otros vaticanistas aseguran que es el propio Pontífice y no Barros quien ha mostrado una posición más dura para que el prelado siga en Osorno. Para Tornielli, sin embargo, considerando las consecuencias que ha tenido el caso y la situación en que se encuentra la Iglesia chilena “lo que se necesitaría sería un mínimo de conciencia eclesial y de saber que ninguno es indispensable (…). La humildad sería la clave para solucionar el caso de Barros”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital